En este recital organizado por l@s Amigos da Ópera da Corunha, que incluye canción gallega, ópera y zarzuela, me acompañarán la soprano Alba López Trillo y el pianista Gabriel López.

Este Ciclo de Lírica inclusiva pretende aproximar el canto lírico a espacios en donde no tiene presencia habitual. En este caso, vamos a actuar en el Centro Cívico dos Malhos el 2 de noviembre a las 19:00.

Programa:

I
Giacomo Puccini: “Sola, perduta, abbandonata”, Manon Lescaut. 
Gaetano Donizetti: “Gioco di rea fortuna… O Lisbona, alfin ti miro”, Don Sebastiano.
Wolfgang A. Mozart: “Il core vi dono”, Così fan tutte.
Giuseppe Verdi: “Merce dilette amiche”, I Vespri siciliani.
Ambroise Thomas: “O vin, dissipe la tristesse!”, Hamlet.
Giuseppe Verdi: “Pura siccome un angelo”, La traviata.

II
José Baldomir: “Maio longo”.
Juan Durán: “Un repoludo gaiteiro”.
Joám Trilho: “Rosa de abril”.
Fernando L. Briones: “Lela”.
Reveriano Soutullo e Juan Vert: “Los cantos alegres… Ya mis horas felices”, La del Soto del Parral.
Ruperto Chapí: “Carceleras”, Las hijas del Zebedeo.
Pablo Sorozábal: “Que dices, Katiuska?”, Katiuska.

El 15 de febrero participo en la presentación del libro de partituras Cantigas líricas galegas, de la autoría de Antón de Santiago y publicado por Edicións Fervenza. Será en el Auditório de la Sede de Afundación en A Corunha a las 20h00.

 

Esperanza Mara (soprano), Enrique Martínez (tenor), Eliseu Mera (barítono).

Manuel Villar (director).

Banda de Música de Valga.

Coro Gli Appassionati.

Auditorio de Valga, 3 de julio de 2016.

Fotos: José Alberto Solla Barreiro.

El 3 de julio, a las 21:00h en el Auditorio Municipal de Valga, estaré con Esperanza Mara y Enrique Martínez en ese homenaje a los goliardos que son los Carmina Burana de Carl Orff, estrenando una versión en gallego dirigida por Manuel Villar.

¡Nos vemos!

Ayer, en el Teatro Rosalía de Castro de A Corunha, nos hemos juntado un grupo de cantantes líricos vinculados a Galiza con la intención de apoyar la continuidad de la Temporada Lírica de A Corunha. Lo hemos hecho porque confiamos en que aún se está a tiempo de arreglar las cosas.

Foto: El Ideal Gallego

Este fin de semana semana participaré en dos conciertos. El sábado, 10, estaré en un homenaje al maestro y amigo Antón de Santiago en la iglesia de Santiago de A Corunha. El domingo, 11, en un concierto del Herbens Consort en el Monasterio de Aciveiro dentro del festival Espazos sonoros.

Podrás encontrar más información en los eventos de Facebook correspondientes con el Homenaje a Antón de Santiago y con el concierto en Aciveiro.

El sábado 28 cantaré el Te Deum de Marc-Antoine Charpentier en la Concatedral de Vigo con la Orquesta Clásica de Vigo dirigida por Manuel Martínez.

Va a ser la primera vez que haga esta obra que, aunque para el gran público sea especialmente conocida por su preludio, e una de las creaciones sacras más importantes del Grand Siècle francês.

Pese a estar habituado a interpretar música barroca co instrumentos de época afinados a 415, como hacemos en el Herbens Consort, no creo que esto sea una condición necesaria para afrontar este repertorio con éxito, como demuestra la excelente trayectoria de la Clásica de Vigo e de su titular, Manuel Martínez.

El próximo 16 de noviembre tendré el honor de estrenar la obra de Juan Eiras Labirinto azul (I). Poemario Vindel. Se trata de un homenaje a Martín Códax en el centenario del descubrimiento del Pergamino Vindel, y es fruto de un encargo de la Orquestra Sinfónica Vigo 430 y de la concejalía de Cultura del Concello de Vigo.

Ya es la tercera colaboración que realizo con esta orquesta, ya que previamente he cantado con ela la parte de bajo solista del Requiem de W. A. Mozart, y participé también en el espectáculo escenificado Bach, a alegría móvese. Además de agradecerle a la Vigo 430 el hecho de volver a confiar en mí, hago lo propio con Juan Eiras por escribirme esta maravillosa parte en la que mar y poesía se funden en un todo.

Nos vemos dentro de unos días en el Centro Cultural Afundación (Teatro García Barbón).

Entradas: taquilla.servinova.com

Ha sido todo un honor para nosotros que el Herbens Consort haya sido el primer grupo en dar un concierto de la considerada música clásica en un lugar tan emblemático como la Casa das Crechas.


Una de las formas musicales por las que tengo una especial predilección es el madrigal. Seguramente esto se deba a que representa el primer intento de encontrar una íntima conexión entre la música y la poesía, rompiendo con el modelo estrófico dominante hasta el momento.
Jakob Arcadelt era uno de esos compositores franco-flamencos a los que les debemos el desarrollo de la polifonía, y es el autor de este “Il bianco e dolce cigno” [El blanco y dulce cisne]. Lamentablemente desconocemos quien ha escrito la poesía, se especula con nombres como Giovanni Guidiccioni o Alfonso d’Avalos pero nada sabemos con certeza.
El texto nos habla de un hombre que se encuentra al final de su vida y que lo afronta primero llorando, pero finalmente con serenidad e incluso alegría. Arcadelt juega maravillosamente con las tensiones entre una textura homofónica, igualmente moribunda, que le estaba cediendo su dominio a la polifonía. Seguro que el compositor no pensaría en este paralelismo, pero lo cierto es que la substitución de una textura por la otra nos ha dado una de las etapas más brillantes de la historia da música puramente vocal.
Con este mismo texto hizo también un espléndido madrigal Orazio Vecchi, pienso que con obvias reminiscencias del anterior, pero el del amigo Arcadelt llegó antes a mí y con el me quedo.